• Bienvenidos a nuestro espacio de noticias aqui encontraras todas las noticias mas actuales
    de interes general, politica, actualidad mundial y todas las noticias mas recientes.
    Seguinos en Facebook

    Timba con fondos de ANSES a favor de empresarios amigos


    Otra vez sopa. Negocios con plata de otros. Mindlin, con M de Macri

    TIMBEROS
    Por Ari Lijalad  
    La ANSES destinó 35 millones de dólares a comprar deuda con calificación de riesgo de empresas cercanas al Gobierno. Es dinero del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), que se utilizó para tomar deuda de las empresas energéticas Pampa Energía, el holding conducido por Marcelo Mindlin, y Genneia, controlada desde una guarida fiscal y con Jorge Brito, del Banco Macro, como accionista.

    La medida se aprobó en marzo pero no se publicó hasta junio. ANSES compró deuda de dos empresas energéticas por 35 millones de dólares. Son Pampa Energía, de Marcelo Mindlin, y Genneia, de Jorge Brito. Por la baja calificación de las compañías, la operación se considera “especulativa”. Mindlin ya había sido beneficiado por el Gobierno con un préstamo de YPF para comprar Petrobras Argentina y, además, ANSES le vendió las acciones de esa empresa de su Fondo de Garantía. Genneia ganó 3 licitaciones para construir centrales eléctricas durante la gestión Macri.

    La ANSES destinó 35 millones de dólares a comprar deuda con calificación de riesgo de empresas cercanas al Gobierno. Es dinero del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), que se utilizó para tomar deuda de las empresas energéticas Pampa Energía, el holding conducido por Marcelo Mindlin, y Genneia, controlada desde una guarida fiscal y con Jorge Brito, del Banco Macro, como accionista.

    Pampa Energía recibió 15 millones de dólares; Genneia otros 20 millones. Ambas tienen una calificación que las define como inversiones especulativas. Es decir, el Gobierno puso dinero de la seguridad social (lo que mediática y erróneamente se llama “la plata de los jubilados”) en una inversión técnicamente de riesgo.

    La maniobra se hizo a través de la suscripción de Obligaciones Negociables (ON), es decir, por la compra de deuda que emiten las empresas para financiarse. Los datos constan en el acta 144 del Comité Ejecutivo del FGS, que integran el Director Ejecutivo de ANSES Emilio Basavilbaso, los Secretarios de Finanzas Santiago Bausili, de Hacienda Rodrigo Pena y de Política Económica Sebastian Galiani, junto a Juan Martín Monge, Subdirector Ejecutivo de Operación del FGS. En los hechos, Monge está a cargo del control diario del FGS y fue quien realizó estas operaciones en enero. El directorio del FGS lo aprobó el 7 de marzo. El acta 144 se publicó recién en junio.

    Riesgos

    Todas las emisiones de deuda (incluidas las Obligaciones Negociables) tienen una calificación de riesgo definida, valga la redundancia, por empresas calificadoras de riesgo. Según la Comisión Nacional de Valores (CNV), “las sociedades calificadoras de riesgo (SCR) son sociedades anónimas formadas por especialistas que dan una opinión técnica independiente sobre la capacidad de repago en tiempo y forma (es decir, en las condiciones pactadas) de los distintos valores negociables (obligaciones negociables   y/u   otros   títulos   de   deuda) colocados y negociados en los mercados”. O sea, la nota que pone la calificadora de riesgo depende de la capacidad de pago de la deuda, y es tenida en cuenta por los que adquieran los títulos o bonos o, en este caso, ON de una empresa. No son infalibles. De hecho, las calificadoras de riesgo fueron cuestionadas por manipulaciones en las calificaciones. La crisis financiera desatada en 2008-2009 fue un claro ejemplo y reavivó el debate sobre quién califica a las calificadoras. El negocio mundial de las calificadores está concentrado en un puñado de empresas. En Argentina, igual. Se trata de Standard & Poor´s, Fitch, Evaluadora Latinoamericana y Moody´s Latin America.

    Pese a todas las sospechas y críticas, estas calificadoras de riesgo aún son un pilar fundamental del mundo financiero y su palabra es clave a la hora de colocar una deuda. De la nota que pongan dependerá la confianza que genere esa emisión.

    En el caso de estas últimas inversiones del FGS, se hizo sobre deudas con mala calificación. Pampa Energía, el holding que conduce Mindlin, recibió 15 millones de dólares del FGS. La operación se concretó el 17 de enero de 2017. Las ON se suscribieron a 10 años, con un interés del 7,625% anual, bajo ley de Nueva York. Pese a que Mindlin es uno de los empresarios que más negocios cerró durante y con la gestión Macri, las calificadores le pusieron una baja nota a sus ON: Moody´s dictaminó una B3; Standard&Poor´s una B-; Fitch una B+. En el caso de Genneia, fueron 20 millones de dólares a 5 años, adjudicados el 12 de enero de 2017, con un interés del 8,75% anual, también bajo ley de Nueva York. La calificación de Moody´s fue B3.

    Las categorías varían según la calificadora, pero básicamente mantienen el mismo patrón. De la A a la C y le agregan un segundo indicador, que puede ser numérico (del 1 al 3) o simbólico (+ o -). Moody´s, por ejemplo, tiene como máxima categoría Aaa, que son deudas que “se consideran de la más alta calidad y están sujetas al riesgo crediticio mínimo”. De ahí para abajo, la Aa, luego la A, y sigue.

    “Las obligaciones con calificación B se consideran especulativas y están sujetas a un riesgo crediticio alto”, definen en Moody´s. La B es la sexta categoría en el ranking, detrás de Aaa, Aa, A, Baa y Ba. A la letra le agregan un número, que indica distintos matices dentro del riesgo B. En este caso, el 3, que es la peor en la capacidad de pago. La definición exacta es: “Los emisores (o instituciones de respaldo) con calificación Prime-3 tienen una capacidad aceptable para pagar sus obligaciones de deuda de corto plazo”. Es aceptable, pero por debajo del 1 (capacidad superior) y del 2 (fuerte capacidad).
    El titular de la ANSES, Emilio Basavilbaso, fue denunciado por querer impedir el funcionamiento de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos de Seguridad Social (UFISES), dedicada justamente a investigar ilícitos en ese área. Lo que los medios bautizaron como “la plata de los jubilados”, abarca mucho más: fondos para jubilaciones, pensiones e inversiones que tiene … Sigue leyendoDemoliendo controles

    Las definiciones de las otras calificadoras son similares. Para Standard&Poor´s, “una obligación calificada con ‘B’ es más vulnerable a un incumplimiento de pago que las calificadas con ‘BB’, pero el emisor tiene capacidad para cumplir con sus compromisos financieros sobre la obligación. Condiciones adversas del negocio, financieras, o económicas probablemente perjudicarían la capacidad o voluntad del emisor para cumplir con sus compromisos financieros de la obligación”. La de Fitch va en el mismo sentido: “’B’ nacional implica un riesgo crediticio significativamente más vulnerable respecto de otros emisores del país. Los compromisos financieros actualmente se están cumpliendo pero existe un margen limitado de seguridad y la capacidad de continuar con el pago en tiempo y forma depende del desarrollo favorable y sostenido del entorno económico y de negocios”.

    En síntesis, para las calificadoras, las ON de Pampa Energia y Genneia eran riesgosas, pero el Gobierno las tomó igual.
    Macri adjudica licitaciones energéticas a empresas sin antecedentes de sus amigos, que además son socios del ministro de Finanzas Luis Caputo en distintos fondos de inversión. Luego de ganar, venden o tercerizan el negocio amparados en cláusulas de la licitación, ganando jugosas comisiones. Quiénes son los socios de la dictadura que hoy tienen empresas en paraísos fiscales y … Sigue leyendoLa banda de la Rosada II

    Mindlin, con M de Macri

    Esta suscripción de deuda riesgosa no es primer favor de Macri a Mindlin. Pampa Energía, el holding que conduce Mindlin, tiene inversiones en toda la cadena energética: generación, trasmisión y distribución. Entre ellas, Edenor. Según relatan Esteban Rafele y Pablo Fernández Blanco en su libro “Los patrones de la  Argentina K”, Mindlin peleó durante años con los gobiernos kirchneristas por la actualización de las tarifas energéticas. Pero apenas asumió Macri se le alinearon los planetas. No sólo logró el ansiado aumento de tarifas. Primero, el Gobierno le prestó 140 millones de dólares a Pampa Energía a través de YPF. Mindlin usó ese dinero como parte de la operación de compra de Petrobras Argentina. Otro favor del Gobierno a Mindlin fue la venta de las acciones de Petrobras que estaban en manos del FGS, que representaban el 11,85% de la compañía. Fue la primera venta de acciones del FGS que definió el macrismo. Por último, Mindlin y sus socios compraron la constructora IECSA al primo presidencial Ángelo Calcaterra, una empresa cuyo único valor real es el contrato por el soterramiento del Sarmiento, hoy en el ojo de la tormenta del escándalo Odebrecht.

    Negocios con plata de otros

    Genneia es una empresa de energía. Tiene siete centrales térmicas convencionales (gas natural/combustible líquido) en las provincias de Buenos Aires y Entre Ríos, y también inversiones en energía renovable en el Parque Eólico Rawson. Según su página web, sus accionistas principales son Argentum Investments I LLC (43,9%) y Fintech Energy LLC (25%), dos firmas radicadas en la guarida fiscal de Delaware, en Estados Unidos. Las dos tienen la misma dirección en el 2711 Centervillle Road, sede de la Corporation Service Company, una empresa dedicada a brindar servicios en el oscuro entramado de las guaridas fiscales desde 1899.

    El resto de Genneia se lo reparten entre Prado Largo SA (6,1%), y la plana mayor del Banco Macro: Jorge Horacio Brito (8,3%), su Jorge Pablo Brito (8,3%) y Delfin Jorge Ezequiel Carballo (8,3%).

    En noviembre de 2016, Genneia ganó 3 licitaciones del programa Renovar, del Ministerio de Energía. Se quedó con los proyectos de energía eólica Villalonga (50Mw), Chubut Norte (28,35Mw) y Pomona I (100 Mw). A principios de abril, la agencia Telam publicó que Genneia invertiría 50 millones de dólares para financiar la construcción de proyectos de energía eólica. La decisión la tomó la empresa en el 6 de enero. El 12 de enero recibió el aporte de 20 millones de dólares la ANSES.
    El Gobierno sigue derivando “plata de los jubilados” a grandes empresas. Ahora le tocó el turno a los bancos, uno de los sectores que más dinero ganó desde que asumió Mauricio Macri. En los últimos meses de 2016, entre tres bancos recibieron 200 millones de pesos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la … Sigue leyendoLos jubilados le prestan a los bancos

    Otra vez sopa

    Desde que asumió Macri hubo un cambio de paradigma en la utilización del FGS, cuyo objetivo principal es ser el garante del sistema de jubilaciones y pensiones a través de inversiones en proyectos productivos, de infraestructura y su participación en empresas de todo tipo. Durante la gestión kirchnerista hubo dos suscripciones de ON de empresas: una de la electrónica Newsan y otra del Banco Finansur. Desde que el macrismo tomó el control del FGS esta práctica se multiplicó e incluso hubo casos con un claro conflicto de interés. Tal como publicó Nuestras Voces, el ex titular del FGS Luis María Blaquier tiene una causa penal por suscribir ON de Cablevisión y Arcor, empresas donde mantenía interese económicos y, en el caso de la empresa del Grupo Clarin, también se trataba de una operación con calificación de riesgo.

    Nuestras Voces también informó sobre los 200 millones de pesos derivados a los bancos BBVA Francés, Santander Río y Supervielle.

    En los últimos meses, el FGS también suscribió ON del Banco de Inversión y Comercio Exterior (100 millones de pesos), Compañía General de Combustibles (20 millones de dólares), Albanesi (15 millones de dólares), John Deere (8 millones de dólares), la constructora TGLT (10 millones de pesos), Longvie (5.725.000 pesos) y Telecom (225 millones de pesos).

    Fuente: Nuestras Voces